Select Page

Corregir sin culpar

Corregir sin culpar

A menudo escuchamos a un adulto (padre, madre, cuidador, maestra, etc.) decir a un niñ@: “No te quiero porque te portas mal”.

Sin duda, es una frase bien intencionada, pero cargada de culpa y amor condicionado. Frases como esta, que retumban repetidas veces en la cabeza de un/a infante, pueden causarle cicatrices imborrables.

Sentirse culpable o insuficientemente bueno para ser amado son los dos sentimientos que tienen peor impacto en la autoestima de una persona.



Todos necesitamos tener la certeza de que al menos una persona en el mundo nos ama tal cual somos, con nuestras luces y sombras.

Criar niños/as que se sienten culpables es más fácil para el adulto a cargo ya que estos suelen ser obedientes y temerosos. Sin embargo, vale la pena hacer un esfuerzo con tal de acompañar el crecimiento de individuos felices y plenos.

Si queremos que el niño o niña crezca como una persona que se responsabiliza por sus acciones y que sea capaz de seguir normas y de esforzarse por lo que quiere, se sugieren que las reglas siempre estén claras, que el niñ@ sepa qué se espera de él/ella en todo momento y cuáles serían las consecuencias si no sigue tales reglas. Los niños suelen actuar de la manera que entienden que el adulto espera que ellos se comporten; por lo general, una niña que entiende que sus padres la creen una “buena” niña se comporta como tal.

Al momento de “corregir” a un niñ@ se sugiere que el adulto:

  • Se pare a la altura visual del niñ@ (se agache si es necesario) y sin gritar, pero con tono de autoridad, le explique al niño cuáles son las consecuencias de su acción. Para que el niñ@ comprenda deben ser consecuencias directas y no castigos genéricos. Por ejemplo, si un infante se negó a sentarse a desayunar en la mesa y por estar corriendo en la casa desparrama el jugo; el niño deberá limpiar el piso (el adulto debe explicarle pacientemente cómo hacerlo bien). Luego de limpiar, el adulto debe explicar al niño que no le servirá más jugo pues el jugo que estaba destinado para él ya se desperdició. Así el niño entenderá que las reglas existen, entre otras razones, para evitar accidentes.
  • Haga caso omiso a las rabietas. El niñ@ debe entender que con estas no consigue nada.
  • Sea coherente y dé valor a su palabra. Cumpla todo lo que promete ya sea premio o castigo. Evite hacer amenazas que no podrá cumplir.
  • No se descargue con el niñ@. El propósito de la “corrección” es que el niñ@ consiga aprender de sus errores y confirme que lo está “corrigiendo” alguien que le ama.

Démonos la oportunidad de disfrutar y aprender mientras ayudamos a crecer a [email protected] mejores [email protected] del mundo: [email protected] [email protected]

Sobre el Autor

Aurora Badillo Calderón es educadora, esposa y madre. Es magister destacada en Educación Primaria y Diplomada por la Universidad Católica del Uruguay en certificación con la UNESCO en Diseño y Desarrollo Curricular. Además, tiene especialidades en “Enseñanza de la lectura y la escritura en la escuela primaria”, “Alta gestión de proyectos” y “Gerencia y productividad”. Ha dedicado la última década a la capacitación docente y coordinación de proyectos educativos.

Últimas Cápsulas

Loading...

Sobre Nancy Alvarez

Es doctora en psicología clínica con maestría y post grados en terapia familiar, de pareja y sexual, también tiene... Leer más.