Select Page

Cuando empezar a educar sexualmente a los niños

Cuando empezar a educar sexualmente a los niños

¿Cuándo comenzar la educación sexual? Si me hace esa pregunta mi respuesta sería: desde el embarazo. Sabemos que los niños escuchan lo que decimos y pueden incluso reconocer desde antes de nacer, la voz de papá y mamá.

Los parientes y algunos suegros tóxicos se viven metiendo y opinando, sin saber las consecuencias de lo que dicen a una mujer embarazada. A veces es la misma embarazada o el esposo, quienes repiten hasta el cansancio que desean un varón o una hembra. El niño lo oye y aunque usted no lo crea, si ellos quieren un niño y es una niña, desde el útero empezamos a educar sexualmente mal. Porque ese niño no querrá aceptar su sexo y hará lo imposible por parecerse a papá y a hacer cosas de “hombres” siendo una niña. Así complace el deseo de papá, sacrificando lo que debe ser su identidad de género y creando conflictos en su desarrollo sexual. Es bueno aclarar que no estoy hablando de disforia de género o trastornos de género como se llamó antes, etc.



Lo que más desean nuestros hijos es complacernos y vernos felices. Si han escuchado esto ya saben que causarán un desengaño a sus padres y comienzan a formar su identificación sexual en medio del rechazo. Si es varón y quieren una niña, puede tener serios trastornos en identificarse con una mujer, que no es lo mismo que ser homosexual. El homosexual acepta su género, pero su orientación sexual es hacia personas de su mismo sexo, desea, se enamora de alguien de su mismo sexo. Si está embarazada y alguien le pregunta qué quiere, conteste: lo que Dios me mande, sólo deseo que este sano.

Otra cosa muy importante es decirle a los niños como se llaman los órganos sexuales científicamente, con naturalidad, así como le enseña a decir, ojos, boca, etc. Debe decir, vulva o pene. Así se llaman, no palomita, la cosita, la popolita, la cuevita, etc.

Siempre conteste sus preguntas sobre sexo. Si no sabe la respuesta dígale que lo averiguará y hágalo. Si no cumple su promesa, el niño seguirá preguntando y casi seguro que preguntará a quienes menos saben de eso: sus amiguitos, que suelen estar más perdidos que él. Además, si no lo hace, su hijo le perderá la confianza y aprenderá que hablar de sexo a usted le molesta o que no es importante lo que le pregunta y lo más difícil, quizás crea que él no es importante para usted, afectando su autoestima y el vínculo de afecto que debe existir entre los dos.

Cuando le conteste hágalo de acuerdo a su edad y sus conocimientos. Por ejemplo, si es un niño de cuatro años y quiere saber cómo nacen los niños, podrá hablarle del amor de papá y mamá y de que como se aman, se besan y abrazan fuerte, así papá pone una semilla en el cuerpo de mamá, y de ahí sale un niño precioso. Olvídese de la Cigüeña, ya ni ellos creen en eso y usted quedará como un mentiroso traicionando la confianza básica que todo niño tiene en sus padres.

Recuerde que la mejor educación sexual es educarnos para no transmitir nuestros miedos y tabúes a nuestros pequeños. Hable de sexo con naturalidad y abiertamente. Si quiere hijos sanos sexualmente hablando, empiece por educarse usted. Nadie da lo que no tiene y la mejor educación es la actitud sana y abierta ante la sexualidad ¿la tiene usted?

Sobre el Autor

Nancy Alvarez

Psicología Clínica con maestría y post grados en terapia familiar de pareja y sexual. Miembro del Board Americano de Sexualidad.


Últimos Videos

Loading...

Sobre Nancy Alvarez

Es doctora en psicología clínica con maestría y post grados en terapia familiar, de pareja y sexual, también tiene... Leer más.

Tienda en Línea

Compartir4K
Twittear
Compartir
Pin
Stumble