Select Page

El chisme, cáncer que nos daña

El chisme, cáncer que nos daña

Estudiar a Murray Bowen ha sido toda una revelación para mí. Lo que más me gusta es “cómo evitar ser triangulado” o, lo que es lo mismo, cómo evitar caer en el chisme y todas las consecuencias de este cáncer nacional. ¡Me encantó comprobar lo dañino que es el chisme y lo que atrasa a los seres humanos! Yo he sufrido en carne propia las consecuencias de las habladurías de la gente, y no son nada agradables. Menos mal que hace mucho tiempo me importa un comino lo que piensen de mí.

Los seres humanos viven jugando “juegos” con el fin de triangularnos, de ponernos de su parte. Por ejemplo: usted tiene dos amigas que se han peleado, y cada una quiere que usted se ponga “de su lado” y le dé la razón.

Sin embargo, no debemos opinar nada hasta oír a ambas. Claro, no debemos decirle a una lo que dijo la otra, estando molesta. Eso sólo logrará separarlas más y colocarnos a nosotros en uno de los “bandos”, o sea, caer en el chisme, ser trianguladas por una en detrimento de la otra. Pero si logramos oírlas a las dos de forma neutral, podemos crecer las tres y seguir siendo amigas. Generalmente no lo hacemos ¡porque para mucha gente, el chisme es muy sabroso!



Nos han enseñado a buscar “culpables”. Pero no caer en un chisme es una forma de pensar, observar lo que pasa sin buscar culpables. La idea “culpable-inocente” es obsoleta y no funciona desde hace mucho. No existen malos y buenos, como quieren vender las telenovelas. Todos tenemos cosas malas y buenas, somos seres en proceso de desarrollo. Unos están más avanzados que otros, eso es todo.

La neutralidad emocional se refleja de dos maneras:

• En la habilidad de ver ambos lados del proceso relacional, o sea, tratar de entenderlas a las dos lo más objetivamente posible.

• No enredarse en lo que “debería ser”, en lo ideal. Lo ideal hubiese sido que no se hayan peleado, pero no debemos concentrarnos en eso, sino en lo que realmente sucedió.

Ser neutral no significa ser frío, ni desconectarse. Debemos escuchar y ofrecer comentarios. Dije comentarios, no juicios. Las opiniones que expresamos deben ser nuestras, sin ser dogmáticos. Debemos ser claros, sinceros. Ser neutral es decir lo que uno cree aunque el otro no esté de acuerdo con uno. Como dice una buena amiga: para comprenderte no tengo que estar de acuerdo contigo.

Cuando nos defendemos, cuando nos ponemos a la defensiva ¡hemos sido triangulados! No es necesario defendernos, al menos que nos consideremos atacados. Si aceptamos que otros pueden opinar y pensar diferente a nosotros, no hay razón para defendernos.

Decía mi querido profesor Job Luis Blasco, que los chismosos son enanos psicológicos, que necesitan “subirse sobre los otros para verse”. Leyendo a Bowen confirmo que por lo menos son personas que necesitan “crecer” más. ¡Es difícil, pero no imposible! Los resultados son fabulosos.

No quiero terminar sin compartir con ustedes algo que leí hace ya mucho tiempo en la pared de una oficina: “La gente grande habla sobre ideas, la gente promedio habla sobre cosas, la gente pequeña habla sobre los demás”. ¡Que conste que no hablo de estatura!

Sobre el Autor

Nancy Alvarez

Psicología Clínica con maestría y post grados en terapia familiar de pareja y sexual. Miembro del Board Americano de Sexualidad.


Últimas Cápsulas

Loading...

Sobre Nancy Alvarez

Es doctora en psicología clínica con maestría y post grados en terapia familiar, de pareja y sexual, también tiene... Leer más.

Tienda en Línea