Select Page

Hacia donde vamos

Hacia donde vamos

Algunas personas me dicen que hable solo de

psicología,

  otras me dicen que siga hablando de estos temas. Quiero que entiendan que al hablar de estos temas con implicaciones sociales ESTOY HABLANDO DE PSICOLOGÍA. Es muy difícil vivir en nuestro mundo, a cada rato quisiera gritar como Mafalda “¡PAREN EL MUNDO, ME QUIERO BAJAR!”, es casi imposible mantener la salud mental con un medio ambiente tan hostil. Es imposible vivir con lo que se gana, nadie que no sea rico puede pagar los gastos exorbitantes de seguro médico, medicinas, colegios privados, universidades, la comida que sube como una pasta en agua caliente…etc. Es difícil vivir en Estados Unidos y en Europa, ¿qué me dice de Latinoamérica y el Caribe? Es casi imposible si a eso unimos la violencia, el narcotráfico y la mayoría de los políticos.



La gente apenas está sobreviviendo. Esto genera rabia, agresividad, depresión, ansiedad, inseguridad, miedo y sobre todo una sed inmensa de tener dinero para, por lo menos, vivir un poco mejor. Todo esto contribuye a la corrupción. Yo me río cuando leo en los periódicos los “informes” sobre lo bien que está la economía de algunos países. Realmente hay que tener cara dura para decir que algo en este mundo está bien. Yo sé muy poco de economía, si fuera economista estaría frustrada: MUCHO HABLAR Y LA GENTE MURIÉNDOSE DE HAMBRE Y DE IMPOTENCIA.

No sé si será cierto que algunos países hayan mejorado económicamente, pero la pregunta es ¿quiénes han mejorado? Los políticos corruptos, los narcotraficantes, los millonarios que no pagan impuestos (pregúntele a Donald Trump y a los responsables de que millones de personas perdieran sus casas en la primera década del 2,000). No sé qué significa estabilidad económica, quizás significa gente muriéndose de hambre, costos disparados, servicios que no funcional, calidad de vida en cero, trabajar para comer (mal comer), pagar las deudas y las medicinas. ¿Acaso puede llamársele a eso estabilidad económica? Que no me vengan diciendo que en otros países están peor, prefiero que me hablen de los que están mejor.

Lo triste es que NOSOTROS, Y SOLO NOSOTROS, TENEMOS LA CULPA por no hacer nada, por solo ocuparnos de nuestras cosas. Hemos querido solucionar individualmente un problema que es solo posible solucionarlo SOCIALMENTE. Se supone que la sociedad este al servicio del individuo, no al servicio DE UN INDIVIDUO. Los hombres somos seres sociales, tenemos que vivir en un determinado contexto pero ese contexto en el que deberíamos desarrollarnos y crecer, no se parece en nada a lo que estamos viviendo.

Ante este contexto, el ser humano se deteriora, se torna inhumano y actúa de un modo muy peligroso. Se llama SOBREVIVIR, el que tenga duda que le pregunte a los venezolanos, a los cubanos, a los haitianos, etc. Los valores se pierden, la esperanza también y es el caldo perfecto para que surja la delincuencia, la corrupción, el narcotráfico, la violencia, todas esas lindezas que estamos sufriendo cada día.

Ante la pregunta de este artículo, ¿hacia dónde vamos? la respuesta es muy simple: hacia el abismo, hacia el deterioro del ser humano, hacia la pérdida de los principios, de los valores y por ende, de la salud emocional, de la estabilidad emocional. ¡Hacia la destrucción de la pareja, de la familia, de las instituciones, de la solidaridad, de la paz!

Yo espero que los buenos, que de verdad somos más que los malos, digan YA, ESTAMOS CANSADOS Y HAGAN ALGO. Algo que nos devuelva la esperanza, por ejemplo respetar la diversidad y celebrarla. Así los caribeños nos sentiríamos felices de ser una mezcla de indios, africanos y españoles, orgullosos de ser caribeños, de nuestros pelos crespos, de nuestro color “indio”, negro, mulato, etc. Que los afroamericanos también lo hagan, que nos quitemos de la mente que el blanco es superior a nosotros y no permitamos que nos pisoteen.

En fin, yo espero que el futuro de este mundo cambie, que todos nos unamos y aprendamos a defender nuestros derechos. Que la sociedad cumpla su verdadera función de apoyo, de útero de desarrollo y crecimiento, que cuidemos y defendamos a nuestros viejos, a nuestros niños, a los necesitados y a los enfermos. Solo así tendría sentido celebrar la Navidad puesto que se supone que celebramos el nacimiento de Jesús, quien dijo Ama al otro como a ti mismo.

Sobre el Autor

Nancy Alvarez

Psicología Clínica con maestría y post grados en terapia familiar de pareja y sexual. Miembro del Board Americano de Sexualidad.

Últimas Cápsulas

Loading...

Sobre Nancy Alvarez

Es doctora en psicología clínica con maestría y post grados en terapia familiar, de pareja y sexual, también tiene... Leer más.