Select Page

La Pareja, una Relación Emocional

La Pareja, una Relación Emocional

Cada ser humano que pisa el planeta tierra tiene temas emocionales no resueltos. No importa si es psicólogo, psiquiatra, cura, monja, famoso, rico o pobre. Estos temas emocionales NO RESUELTOS se producen en nuestras familias de origen. Pero ¿qué son temas emocionales no resueltos? Es simple, son respuestas emocionales del presente influenciadas o marcadas, por experiencias de nuestro pasado. Por ejemplo: Si mi mama maltrataba a mi papa con frecuencia, vivían peleando, ella no lo respetaba, era muy independiente, lo insultaba, lo agredía y esto era algo más o menos constante, indudablemente mi elección de pareja en el futuro estará marcada por esta situación. Si crecí en ese ambiente y soy un hombre, es muy posible que me enamore de una  mujer peleona, independiente como mama…pero a la vez, rechace esa conducta en las mujeres. Es como si quisiera “rescatar” a papa usando mi propio matrimonio. Otros dirían, que es una forma de ser “leal” a papa, al no permitirme ser más feliz de lo que él fue en su relación. De hecho es sumamente difícil, por no decir imposible, que tengamos una relación mejor que las de nuestros padres, por una cuestión de LEALTAD. Mucho más cuando nuestro padre nos ha dicho, que no deja a mama….por nosotros.

En buen español, buscamos una compañera que nos ayude, que nos permita con su conducta, completar emocionalmente aquello que no ha podido ser completado, terminado, cerrado, en nuestra propia familia de origen. Si mi padre fue alcohólico, me enamoro una y otra vez de un alcohólico para ver si puedo “rescatarlo” ya que no pude salvar o rescatar a mi padre. De hecho, nuestra pareja la elegimos para SALVAR, RESCATAR, CASTIGAR O IMITAR A PAPA Y MAMA. Ese es un tema no resuelto de la niñez, son respuestas emocionales en el presente marcadas por asuntos emocionales no resueltos y que nos marcaron en la niñez.

También es la pareja, los hijos, los amigos íntimos, los padres y hermanos, quienes pagan LA FACTURA que pasamos aun sin querer,  de temas no resueltos de nuestra familia de origen. En ellos proyectamos ciertos temas, tales como lealtad, apego y separación que arrastramos  y con los cuales no hemos podido hacer las paces, no lo hemos podido resolver. Si sentí rabia y dolor por el abandono de papa o de mama, se lo cobrare a mi pareja o a mis hijos, si sentí celos por la preferencia que existía con un hermano, demandare atención desmedida de los que amo, si aprendí a rescatar a mis hermanos o padres, es muy posible que siga “rescatando” a mis amigos, mis parejas, mis hijos, etc. Y como no podemos dar a otros o que emocionalmente no tenemos, es bien difícil dar lo que no hemos recibido de nuestras familias. Si me crié en una familia distante, será casi imposible que exprese afecto.



Lo más preocupante es que: “No somos capaces de intimar adecuada y profundamente con nuestro compañera hasta que no hayamos trabajado con nuestros temas emocionales no resueltos”.

Resumen:

  • Estamos condenados a repetir lo que no hemos sanado EMOCIONALMENTE de nuestro pasado, eso es lo que llamamos TEMAS EMOCIONALES NO RESUELTOS DE LA NINEZ.
  • Hasta no cerrar, resolver, estos asuntos emocionales, lo repetiremos en nuestras relaciones más cercanas, como pareja, hijos, familiares cercanos.
  • Nadie puede dar lo que no tiene, por lo que estos temas emocionales no resueltos nos persiguen y nos impiden tener una relación funcional, emocionalmente hablando, convirtiéndonos en paralíticos emocionales, incapaces de establecer verdadera intimidad y relaciones significativas funcionales.

Sobre el Autor

Nancy Alvarez

Psicología Clínica con maestría y post grados en terapia familiar de pareja y sexual. Miembro del Board Americano de Sexualidad.


Últimos Videos

Loading...

Sobre Nancy Alvarez

Es doctora en psicología clínica con maestría y post grados en terapia familiar, de pareja y sexual, también tiene... Leer más.

Tienda en Línea

Compartir64
Twittear
Compartir
Pin2
Stumble