Select Page

Los nacionalistas de mi país

Los nacionalistas de mi país

Los nacionalistas de mi país son muy especiales,
Celebran el cuatro de julio con júbilo,
Thanksgiving y Halloween junto a su familia,
Prefieren el Pavo seco y desabrido, al Cerdo jugoso y sabroso
Tienen visado o residencia en Estados Unidos,
Algunos incluso se han nacionalizado.
Viajan dos o tres veces al año de compras o vacaciones.
Caminan por la Quinta Avenida
Se detienen y se distraen en el Central Park
El teatro en Broadway, “¡eso sí que es teatro!”
Es común verlos llevar a sus hijos y nietos a Disney Word
No dejan de ir a los museos sobre todo al de Cera.
Dicen que nada es mejor que “un verano en Nueva York”
O un invierno en Colorado para ver la nieve y esquiar.
Jugar en los Casinos de Las Vegas,
Hacer un City Tours por Los Ángeles
y detenerse en Hollywood.

Los nacionalistas de mi país son muy especiales,
Les gustan los “hot dog”, las “hamburguesas” y la “pizza con pepperoni”,
Se les ve frecuentemente en Kentucky Fried Chicken, Burger King o McDonald’s,
La chatarra es su alimento.

Tienen seguro médico internacional con avión ambulancia incluida
Sus hijos estudian en colegios “bilingüe”,
(Más inglés y cultura anglosajona que español. Creole, ni en broma)
Van a universidades norteamericanas,
Preferiblemente, a Harvard, en Boston Massachusetts,
donde hacen maestrías y doctorados.
Los nacionalistas de mi país son muy especiales,
Levantan consigna contra la invasión “pacifica” haitiana,
Hacen caravanas y mítines frente al Congreso,
Los dominicanos de ascendencia haitiana no tienen derechos.
Le niegan educación, alimentación, trabajo, vivienda digna y salud
Los negros de ascendencia haitiana no son dominicanos,
Son apátridas.



Los nacionalistas de mi país son muy especiales.
Odian a los negros de Haití o de aquí,
Pero cierran los ojos y se tapan la nariz
cuando los ven mendigando en las calles,
trabajando en la construcción,
en las plantaciones agrícolas y en los polos turísticos,
como esclavos del siglo 21.
Los nacionalistas de mi país son muy especiales.

El embajador estadounidense es un procónsul,
admirado, querido y respetado,
no importa si es blanco o negro,
homosexual, heterosexual o bisexual,
católico o protestante.
¡Es el Embajador!
El de Haití, para ser buen diplomático,
no debe dejarse ver mucho,
no asistir a las recepciones
Y si lo hace, que no hable.
Sordo, ciego y mudo, es mejor.
Pasar sin pasar,
como una sombra.

Los patriotas dominicanos están al acecho.
Los nacionalistas de mi país son muy especiales.
Fueron y siguen siendo Trujillistas
respaldaron la matanza de haitianos del 37
fueron y siguen siendo Balagueristas
respaldaron sus fraudes electorales sus crimines.
Apoyaron el golpe de Estado del 63 contra Bosch,
la intervención militar norteamericana del 65
y el fusilamiento del coronel Caamaño en el 73.
Los nacionalistas de mi país son muy especiales.
Los amo, pero no de corazón.

Sobre el Autor

Escritor Dominicano.


Últimas Cápsulas

Loading...

Sobre Nancy Alvarez

Es doctora en psicología clínica con maestría y post grados en terapia familiar, de pareja y sexual, también tiene... Leer más.

Tienda en Línea